DEXA

Centro de estudios clínicos e investigaciones médicas
dexa-lunar

Dexa Lunar Prodigy Advance®

 

Eficiencia y precisión: un paso más allá  en la medición corporal

 

Evaluar la salud esquelética y metabólica permite prevenir enfermedades y diseñar mejores planes de tratamiento. Gracias a las modernas tecnologías como Dexa Lunar Prodigy esto es posible y está cada vez más cerca de usted.

 

El estudio de la composición corporal del Organismo (CCO), a través de la absorciometría dual de RX (DEXA), está tomando  cada día un mayor interés clínico. Si bien es cierto que no se trata de una  disciplina nueva, conocer el estado anatómico, molecular y tisular de los distintos componentes del cuerpo cobra mayor valor desde el punto de vista clínico y terapéutico.

Es así como por medio de la CCO se puede evaluar el estado nutricional del paciente y la respuesta del organismo ante el aporte nutricional de los alimentos en un periodo de tiempo. También es útil para las personas que van a someterse a dietas de adelgazamiento o en las que sea necesario evaluar el estado nutricional ante las diversas fases por las que pasa una persona en el caso de una patología concreta. Actualmente esta información se puede cuantificar, registrar y almacenar gracias al equipo Dexa y así comparar los datos obtenidos con exámenes posteriores.

Es necesario precisar que en la CCO se han estimado tradicionalmente dos grupos: la masa grasa y la masa libre de grasa. Esta última, se puede dividir en tejido muscular, proteínas viscerales, proteínas plasmáticas, agua extracelular, piel y esqueleto. Gracias a los métodos actuales de medida, al esqueleto se le ha dado una medición propia.

Asimismo, se puede  cuantificar y fraccionar el peso o masa corporal en departamentos independientes, como masa ósea o esquelética, masa magra o masa libre de grasa y masa grasa. Incluso, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, las regiones de cada uno de estos compartimientos también pueden cuantificarse y registrase independientemente.

Cambio de paradigma

Desde fines del siglo pasado la OMS instauró el Índice de Masa Corporal (IMC) como el sistema de medición que relaciona peso/ talla. Sin embargo, en la actualidad varias revistas científicas han dado un enfoque más riguroso a este registro y la CCO surge como un sistema de medición mucho más preciso.

Un ejemplo de ello, es la relación que hay entre la grasa subcutánea y la grasa en profundidad. En algunos pacientes el volumen de grasa nueva que se deposita en el abdomen no está bien reflejado en los pliegues medidos en la antropometría. Además, la grasa corporal aumenta significativamente con la edad, mientras que la del pliegue cutáneo no.

Sin embargo, a pesar de estas dificultades y aunque las medidas de los pliegues cutáneos sean las adecuadas son poco precisas para realizar un estudios de la CCO. De esta forma, la absorciometría surge como una real alternativa para obtener información cuantificada de cada parte del cuerpo.